jueves, 3 de octubre de 2019

El viento somos todxs



…” la sensación predominante era la de calma. Calma porque en ese estado de exposición, indefenso, vulnerable, la tormenta diaria de la cabeza calla, y la prioridad número uno pasa a ser el AHORA. Cada paso tiene que ser calculado. No hay tiempo para ansiedad, ni ideas locas, ni planificación”...

Esto escribió Nicolás en octubre de 2018 después de caminar con sus compañerxs por pasillos, escaleras y aulas de FADU con ojos y oídos tapados, en una actividad que llamamos “Caminata sensorial”.

Se nos fue un pibe, y eso duele, duele mucho. No sé que pasa cuando uno muere, pero si hay un lugar o algo así, él va a saber andar ante lo desconocido. Mientras tanto nosotros hoy volvemos a dar clase, y él va a estar ahí, va a estar en los recuerdos de él que cada unx tiene en su memoria, como nosotrxs también seguramente estemos en él.

No solo somos una institución pública, ni personas que van y vienen a enseñar y aprender, somos una comunidad, una gran casa llena de vida donde nos pasa de todo, y en ese todo esta lo bueno y lamentablemente a veces también lo malo.

Hoy vamos a estar caminando por FADU, con ojos cerrados por momentos y con el corazón abierto, de a poco nos iremos reencarrilando, volviendo al eje, en equipo claramente, entre todxs. un abrazo enorme

5 comentarios:

  1. Martín soy la mamá de Nicolás.
    Gracias por tanto.
    Estoy emocionada con tanto amor de parte de uds.
    Nico estaba orgulloso de pertenecer y ponía pasión en cada entrega.
    Todos los gestos de cariño me reconfortan el corazón.
    Un abrazo enorme a profesores y alumnos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo enorme para vos. Nos movilizó mucho lo de Nico. Más allá del dolor ayer fue increíble sentir el amor que el género en tantas personas.

      Eliminar
  2. Gran hombre de honor y codigos de valor siempre se va a notar su ausencia pero las cosas buenas q uno siembra siempre seran recordadas te para siempre te saludo pero no me despido amigo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Martín. No puedo expresar lo que siento. Al terrible dolor, lo mitiga mucho el saber que despertó tanto amor en sus amigos,compañeros y profesores. Era así. Un hombre con todas las letras. Con códigos, con un alma generosa, con valores. Un ser de luz. Dios me bendijo con un hijo así. Fué un privilegio difícil de explicar en pocas palabras. Con el se fué una gran parte de mi. Ojalá nos encontremos donde quiera que estés, hijo querido!!

    ResponderEliminar