domingo, 14 de abril de 2019

Intento de presentación n°1

¡Qué difícil tarea es presentarse!

Empecé buscando en mis perfiles de diferentes redes para ver si de ahí podía sacar alguna frase y así romper el silencio pero cada vez que pegaba alguna en este espacio la magia no sucedía. Así que me fui en busca de quienes admiro por su sensibilidad con el lenguaje escrito y en ese camino me volví a encontrar con una frase de María Teresa Andruetto que me encanta por lo que propone pero especialmente por la manera en la que la expresa.
 
"miremos y escuchemos con atención, con persistencia, con imprudencia, con desobediencia, no para dar respuestas sino para generar preguntas". 

Ella no hablaba de diseño sin embargo es tan pertinente para nuestro campo y es así como me interesa encarar el diseño. En este momento se me ocurre que puedo agregar algo a la frase para que tenga más sentido con esta publicación, 

"miremos, escuchemos y escribamos con atención, con persistencia, con imprudencia, con desobediencia, no para dar respuestas sino para generar preguntas". 

y así, a partir de este primer desafío de escritura, es que me propongo escribir más este año, ejercitar este modo de pensar todos los días y ya que estamos en un espacio publico, los invito a hacerlo juntos.

Ahora bien, todo esto seguramente ya les permite conocerme un poco más pero diría que no estoy cumpliendo con la consigna de presentación personal por lo que me voy a abocar a esa tarea.

Soy Mariana Massigoge, mamá de Toto y Lelé, diseñadora industrial, racionalista por reflejo pero en proceso de improvisación. Me gusta mucho aprender y construir colectivamente conocimiento, vengo trabajando y disfrutando este camino junto a personas increíbles que nutren mi vida y le dan sentido.
Hace algunos años ya que estoy muy dedicada a la educación, como docente pero también trabajando con docentes. Actualmente soy JTP de este taller de diseño industrial 1 y también estoy en la Universidad Nacional de Hurlingham a cargo de la materia "Introducción al diseño".  Estoy también en un colegio, en el laboratorio de proyectos, desde el cual trabajo con los 3 niveles escolares.

Me interesa integrar el pensamiento proyectual a diferentes ámbitos educativos e impulsar procesos basados en el hacer colectivo, el pensamiento divergente y la innovación social.

El último proyecto de diseño de producto que realicé fue Espacio Bomberitos para los Bomberos Voluntarios de Villa Ballester. Un proyecto hermoso a partir del cual pudimos diseñar la experiencia, la propuesta didáctica, el sistema de productos, el espacio, un proyecto completamente integral. Un lugar único creado para educar a los más chicos en temas de prevención y seguridad a través del juego y la experimentación. El cuidado, la reacción frente a la emergencia y los beneficios del trabajo en equipo son las bases de este proyecto.

Antes de decidir enfocarme principalmente en la articulación de diseño y educación, me desarrollé en el área de Gestión de diseño dentro del CMD, Centro Metropolitano de Diseño. Fue un trabajó que disfruté mucho, la gestión pública es una oportunidad para pensar profundamente sobre nuestro rol dentro de la sociedad, de construir para los demás y aplicar el pensamiento proyectual al diseño de estrategias publicas.

Como muchos inicié mi camino profesional en un estudio de POP, el tipo de proyectos que hacíamos no era de los que más me interesaba pero sí la manera en que los desarrollábamos. El espacio y la metodología propuesta por sus dueños, la constante búsqueda de mejora en la forma en que trabajábamos y el equipo hacía que fuera una experiencia enriquecedora día a día. Tuve la suerte de trabajar con varios diseñadores docentes lo que fue muy divertido porque generaba reflexiones profundas sobre temas muy poco interesantes.

Y hasta acá llegamos, así no se torna aburrido y pueden disfrutar del resto de los relato.
¡Nos vemos en clase!

No hay comentarios:

Publicar un comentario